domingo, 18 de mayo de 2014

Dosis de Todo

La gente enseguida se confunde. Y todo se reduce a entender la frase que dice "no somos la excepción, sino la regla".
Sí si, ya se, y si sos Messi? Bueno, querido, justamente de eso se trata. Si sos Messi, no te lo tenés que preguntar. Lo sabés y punto.

El error más común de la gente se puede resumir en esta frase:

"Si es bueno, hagámoslo más seguido"

Ejemplos:

te juntaste con tus amigos de la primaria después de 40 años, merced a las bondades de facebook, que nada perdona.
La pasaste genial. Tomaste unas birras, te recontracagaste de risa; hasta pudiste comprobar que la chica que te gustaba, todavía te gusta! Una locura de felicidad. Entonces deciden, en ese momento fatal, no dejar que vuelvan a pasar 40 años para encontrarse. Y se fijan una fecha para el próximo encuentro. No... no acertaste. No es dentro de un año. Ponen fecha para un asado dentro de un mes, pero esta vez con las familias.

Lo mismo ocurre en escala chica. Chateaste o te mandaste mensajes con alguien del pasado, quedan en verse, todo muy lindo, pero al segundo encuentro, cuando se agotaron las sorpresas ("¿en serio sos paleontólogo????") te das cuenta de que es un tipo igual que cualquiera, y que la razón por la que lo dejaste de ver, sigue allí.

Las parejas se ponen de novios porque se gustan y quieren más. Entonces empiezan a salir, darse besos, coger. Y al cabo de cierto margen de seguridad, dicen "esto es genial! Quiero más!" y se casan. Y bueh... el resto es historia. ¿O te lo tengo que explicar?
Si sos soltero, sabé que todos los standup que se burlan del matrimonio, son 100% reales. Y si sos casado, sabé que los dos se rien queriendo pensar que ustedes no son así, pero lo son. En el fondo lo sabés. Y hasta pensás de tu pareja "de qué se rie si el/ella es exactamente así!"

Salís a correr, te sentís Rocky. Ídolo total. Decís "voy a hacerlo siempre". Y te ponés a correr 3 veces por semana. No hace falta que te diga que en determinado momento se transforma en un laburo.

Hacés una tarta de espárragos a la crema de champiniones enanos de Guayana(?) Te sale de rechupete. Listo, ahora la vas a hacer todos los días. Y es como la coca cola: si tomás todo el tiempo, ya no produce lo que al principio. Por más que jures que sí.

No quiero dar más ejemplos porque tarde o temprano te voy a tocar a vos y no te va a gustar. Quiero creer que entendiste el mensaje.

No abuses. Las cosas tienen una dosis adecuada para producir el efecto óptimo. Es como un disco de Pink Floyd: si tiene 14 temas es un discazo. Si es un disco triple, aburre.

Y hablando de fútbol(?), si un día hiciste un gol de chilena, y a partir de ahora cada vez que quieras patear al arco vas a intentar una chilena, te garantizo que te vas a encontrar con una sorpresita. No todos los días es navidad, mi querido amigo.

Las relaciones personales no escapan a esta regla. Juntos pero no mezclados. Dense aire. No ahoguen a la mascota porque si no, no va a poder hacer más morisquetas.

4 comentarios:

Maro dijo...

Reflexivo, eh?

Jonathan Grinhauz dijo...

mmm...la coca-cola me sigue dando greps , como al principio... ;)

Pablo dijo...

Yo creo que te falto la reflexión futbolera, el resto 100% de acuerdo.

Laura Palisa dijo...

Mierda! Tenés razón! :/