lunes, 23 de octubre de 2006

Herrajes

!Qué baranda! No se puede aguantar. Alguien tiene que tomar la manija de este asunto y aprovechar la ventana de oportunidades que se presenta en el marco de la remodelación, que abrió la puerta a este tipo de situaciones. No hay que ponerle trabas al asunto, una vez que ella entregó la llave de su corazón y simultáneamente le puso cerrojo a su sexo evitando que se pueda forjar una sólida relación y contentándose apenas con fundirse en un abrazo.
De últimas, le pegás con una herradura y a la mierda. ¡Qué tanto!

7 comentarios:

Mariposa}:{Mística dijo...

sos del gremio Ramiro?



jajajajajjaja





ingenioso!

beso

Absurda dijo...

tenés la sartén por el mango en estos temas!

Psicodélica star dijo...

y una copia de esa llave cuánto sale?

Carpe diem dijo...

Y si llamamos a un cerrajero?

FF dijo...

De jugar al "rin raje" ni hablar, ¿no?

Ramiro dijo...

Alguien leyó Best Seller de Fontanarrosa?

Desesperante, ¿no?

Pablo dijo...

Si, y la parte que me acuerdo es la del desayuno en el hotel, cuando le sirven un desayuno continental y, luego de repasar lo que le sirvieron (una enumeración agotadora), le dice al mozo: "falta el yogur".

¿A qué viene? No veo como hacer la soldadura...