miércoles, 17 de diciembre de 2014

Idea del Millón de Dólares

Sigo repartiendo ideas para que se hagan millonarios.

Todavía no se inventó que uno se pueda divorciar de su ex-esposa.

Mucha gente pagaría fortunas por lograrlo.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

IKEA, Quilmes, los Chicos y la Puta Que Los Parió

Sabemos que con tal de vender, las grandes empresas invierten grandes sumas en oficinas creativas que, como dije la otra vez, se aprovechan de nuestras debilidades.

Quilmes, en los mundiales, muferos del orto, nos hacen llorar con las proagandas de la Selección. Y después terminamos llorando por los pifies de De Michelis y cuando vemos las propagandas lloramos, pero de la bronca.

Ahora sale IKEA con este video, y no es la primera vez que veo algo así. Y claro, soy humano y derecho(?) y cuando lo veo me emociono y moqueo. Tengo tantas horas de jolibud encima que no lo puedo evitar.

Claro, vos pensás en que tu hijo quiere que le leas un cuento, que juegues a la escondida, que le hagas cosquillas, y decís "quien soy yo para negarle eso? Lo traje al mundo para que, si no? Para eso, para darle amor". Y te sentís para el orto y le decís a tu jefe "me tengo que ir YA a mi casa a abrazar a mi hijo". Y tu jefe, que también vio el video, llorando, te dice "yo también me voy" y se abrazan los dos como dos magdalenas.

Stop.

Claro, porque también los trajiste al mundo para prepararles la comida. Y para lavarles la ropa. Y para doblarla y guardarla en el estante. Y mil quinientas cosas más.

Porque ese mismo engendro divino que tiene tus mismos ojos y mañas, y se come las uñas como vos, cuando se vista mañana para ir al colegio te va a reputear si no tiene remera limpia, o va a empezar a gritar que tiene hambre y te va a decir que no deberías haber jugado a las escondidas si sabías que no había comida, y ahora pedís pizza con helado, cochatumadre!

¿Alguna vez nos hicieron escribir una carta a los padres y la pasaron por el canal de Cartoon Network para que la vean los chicos?
Si tus hijos tienen más de 7 años, decime la verdad: ¿no te gustaría que antes de salir de casa o cuando vos entrás vengan corriendo dejando el tablet o la WII para darte un abrazo y decirte papito como te extrañé? Yo para mi cumpleaños quiero 730 abrazos repartidos en 2 cuotas diarias. Quiero que me pregunten si estoy cansado por el trabajo, y qué estoy haciendo, y cómo se llama mi jefe o qué estoy haciendo ahora, si es para aviones o para cohetes, y qué comí, y si nos dan postre o si me llevo de casa. Quiero que me acompañen al banco o me digan si prefiero que ellos vayan al almacén en vez de que vaya yo.

Si señores, los que me conocen saben que adoro a mis hijos y que no me canso de dejar todo en la cancha por ellos. Pero ser padre no es fácil y no siempre tan shinny. Los hijos reciben reciben reciben y no dan en la misma proporción. Si si, ya se, no me llames desalmado. Sé que es feo leerlo así. Se que al ser nosotros mas grandes podemos darnos por satisfechos y "tomar solos" de sus logros en el colegio o de sus preguntas divertidas o de su primer enamoramiento una "devolución" de afecto. Pero tampoco nos olvidemos que si bien existen los juegos de pelota y pasar un día con tus hijos, tambien existen 400 cosas que hacés con amor y por amor por ellos, y que para tus hijos "es tu obligación como padre". Y tienen razón. Es una obligación adquirida, pero no le quita el valor y que es como el Hummus: se hace con amor o no se hace directamente.

Entonces a no hacernos sentir culpables para que compremos una mesa(?). Todos los padres (bueno, sí, las madres también) hacen mucho por los hijos. No todas las cosas son coloridas como jugar a la escondida. También es importante que los chicos perciban la seriedad con la que nos tomamos una conversación telefónica de trabajo de vez en cuando. También es importante que nos vean jugar al fútbol con amigos o tocando la guitarra para que tengan un lindo ejemplo de vida social para ir "copiando" en un futuro. Ejemplo de que siendo padres también se disfruta de la vida.

No me van a hacer llorar de culpa. Yo a mis hijos los adoro y ningún sueco fan de Roxette o Abba me va a decir que no le hice suficientes cosquillas a los grossitos.


domingo, 7 de diciembre de 2014

Una Expresión de Deseo

You pretend the spell has broken
Goods were spoilt from the start
No complaints, I release my claim on your heart

Now I can forget you 'cause I'm over the love
Karma can protect you 'cause I'm over the fun
I needed the shame, I needed the pain
I need to feel nothing for you
Now I can forget you 'cause I'm done

You can bite, the fist that feeds you
Lose your fight with some scars
You defend spilling blood and rain let it ride, right
You throw it all away



Ideas del Millón de Dólares

Bueno, en este caso quizás exageré. Pero es una buena idea.
Te pasa seguido que estás leyendoi algo en inet, o viendo un video en YT o lo que sea, y te cruzás con un nombre. Sara Bailleelies(?) Pasás con el mouse, botón derecho y "search google for Sara..."

Es un adelanto. Lo festejé cuando Chrome lo inventó.

Yo lo que digo es:
traeme ahí mismo, en la ventanita de boton derecho, el pedacito de wikipedia que te da una idea basica de quien es. Como lo que aparece en google al costado. Solo que en vez de abrir otra ventana o pestaña, lo ves al vuelo y después seguís leyendo.

A mí me gustó. Quién hace la extensión?


sábado, 6 de diciembre de 2014

Thank U India


How bout getting off all these antibiotics
How bout stopping eating when I'm full up
How bout them transparent dangling carrots
How bout that ever elusive "could of"

Thank you India
Thank you terror
Thank you disillusionment
Thank you frailty
Thank you consequence
Thank you thank you silence

How bout me not blaming you for everything
How bout me enjoying the moment for once
How bout how good it feels to finally forgive you
How bout grieving it all one at a time

Thank you India
Thank you terror
Thank you disillusionment
Thank you frailty
Thank you consequence
Thank you thank you silence

The moment I let go of it was the moment
I got more than I could handle
The moment I jumped off of it
Was the moment I touched down

How bout no longer being masochistic
How bout remembering your divinity
How bout unabashedly bawling your eyes out
How bout not equating death with stopping

Thank you India
Thank you Providence, thank you disillusionment
Thank you nothingness
Thank you clarity
Thank you thank you silence...

domingo, 16 de noviembre de 2014

Grandes Confesiones del Rock

Keith Rodgers de "Break Machine"

"No era un silbido"


Keith Rodgers, frontman, cantante y cara visible del grupo Break Machine, que supo ser sensación en las radios de todo el mundo antes de que el planeta sea una pequeña aldea globalizada, sale de su escondite para decir la verdad.

El Break Dance fue una moda tan pasajera como efectiva. La televisión de todos los países del mundo se vio invadida por chicos y adolescentes que trataban de imitar a los astros del nuevo estilo de música y especialmente de baile.

Break Machine, punta de lanza de tan prestigioso movimiento, tanto a nivel musical como coreográfico, disfrutó durante años de los frutos del exitosísimo hit de la época "Street Dance". Sin embargo, a Keith, por dentro, algo lo estaba torturando.

La semana pasada, celebrando su cumpleaños número 60 fue entrevistado por la prestigiosa revista "Pop Never Dies", Keith se quebró y entre lágrimas contó la amarga verdad.

"En el tema Street Dance", relataba entre espasmos provocados por el llanto y una tos producto de fumar habanos incansablemente, "había un silbido en el puente entre la primera estrofa y el estribillo. En todos los programas de televisión en los que nos presentamos en esa época, nos obligaban a hacer playback. No nos dejaban cantar en vivo porque decían que era muy caro llevar todos los instrumentos al estudio. En algunos ni siquiera tenían un alargue para enchufar los instrumentos y nos obligaban a salir haciendo el ridículo. El sintetizador jamás nos lo dejaron llevar porque era un instrumento caro y los productores tenían miedo que se rompiese. Yo les ofrecí envolverlo en esas planchas con burbujitas que en aquella época eran toda una novedad, pero no confiaron en el sistema. Así pues", continúa Keith, sonándose fuertemente la nariz y dejando entrever en su pañuelo un moco negro, debido al tabaco "...cuando llegaba la parte del sintetizador teníamos que intentar tapar su ausencia en el escenario con lo que teníamos. Entonces yo hacía como que silbaba en esa parte. Y los chicos en los programas de televisión trataban de imitarlo. Muchos de ellos comían huevos crudos para sacar ese tono tan particular que en realidad no era humano sino que provenía del Yamaha TRG-349. Yo sentía mucha pena por ellos, que decían que la ingesta de huevos si bien los ayudaba a imitar el silbido, también les traía constipación y picazón en la garganta. Ahora finalmente venció el contrato de 25 años y puedo dar entrevistas a quien quiera y decir la verdad. Ese silbido era un sintetizador y yo nunca supe silbar de verdad. A tal punto era una mentira que en mi familia, con ascendencia en Namibia, tiene prohibido silbar en lugares cerrados porque esa es la forma de invocar a los dioses de la muerte. Quiero pedir perdón a todos en nombre del Break Dance".

Keith no pudo continuar su relato y se excusó para retirarse a su dormitorio. Todavía luce sus equipos de gimnasia Adidas, aunque actualmente le quedan un poco ajustados.



lunes, 10 de noviembre de 2014

Comuncame "ésta"

En los viejos tiempos llegaban cartas, luego mails. Uno se sentaba tranquilo a leerlos. Entendía lo que decían. Los contestaba en la mayoría de los casos.

Ahora los mails llegan al teléfono. No importa si en formato de SMS, Whatsapp o mail. Llegan todos al teléfono. No hay diferenciación o categorías de importancia diferentes como antes.
Hace un par de años no era lo mismo una notita en un papelito sobre la mesada de la cocina que un papelito en la heladera, que una carta sobre la almohada o una carta documento(?) Cada una tenía una inmediatez y una importancia diferente. No en vano uno no dejaba un papelito en el parabrisas de su amada proponiendole casamiento. Cada cosa tenía su peso.

Hoy todo llega al teléfono, y la obsesión de la gente por la inmediatez y la fiebre desatada por el adminículo electrónico que tiene pegado en la mano hace que en el mismo momento en que le vibra la manito, lo abra. No importa si está en medio de una conversación en el laburo, en la cola de un baño público, manejando o borracho en un bar. Lo abre, lo mira como puede y va a la pila de miles de mensajes diarios que le llegan. Todos del mismo peso e importancia. Mensajes.

Y así se pasan de largo mails importantes que no son contestados, olvidos de citas o cosas que luego lamentan al son de frases como "lo qu epasa es que lo abrí en el bondi justo cuando me estaban dando el vuelto y después no se que apreté sin querer y se cerró y me olvidé que no lo terminé de leer" o cosas similares.

Hay que buscar remedio para esa problemática. Cuando uno necesita que la otra persona de la seguridad de haber leído el mensaje que tenemos para darles, tenemos que recurrir a técnicas nuevas. Si bien el mail sabemos que si no rebotó es porque llegó y es un avance respecto de las cartas que a veces no llegaban, hoy nada te da garantía de no perderse un mensaje importante en la marea de powerpoints o memes sobre el resultado del último Boca-River.

Una idea revolucionaria sería llamar por teléfono directamente. Claro, siempre y cuando te atiendan, porque si está jugando al Candy Crush ni en pedo va a interrumpir el nivel. Y si te atiende, la misma mierda: está en un lugar en el que no puede atender, y entonces atendió solo para decirte que no puede atender, que lo habrías entendido solito si el timbrazo hubiese sonado más allá de los 5 intentos.

El mensaje no llega, o llega distorsionado, mezclado, confundido, no se guarda, no se reconoce, no se contesta, no se cierra el ciclo de comunicación. Yo recuerdo como nos explicaban este proceso en la secundaria. Las variables son las mismas, solo que a pesar de las mil opciones que tenemos hoy en día, la comunicación no mejora. Abunda, sobra, pero baja en calidad. Como las zapatillas: te compras 4 pares y son todos una mierda. Antes te comprabas uno y te duraba hasta que te crecía el pie.

Ni hablar de los horrores de no poner la entonación necesaria o correcta como para que el otro entienda si estamos usando el sarcasmo o estamos enojados. O signos de puntuación que aclaren el mensaje.

Irónicamente en la era de las comunicaciones, de la cual soy un ingeniero diseñador y proveedor de toda la infraestructura más moderna que hay, la gente cada día está más enajenada, menos comunicada DE VERDAD y, por qué no decirlo, más sola, a pesar de estar apabullada de mensajes.

Yo se que ustedes que leen esto no me creen y que dicen que soy un boludo que se quedó en el tiempo. Pero no se hagan problema, porque igual ese mensaje que ustedes me transmiten no lo entendí y sigo pensando que la forma de ver las cosas que tengo yo, sigue siendo la mejor y la más sana.

Y como decía Cacha, el tiempo me va a dar la razón.