lunes, 9 de marzo de 2015

Facebook te Desinforma

No, Facebook no solamente es una mierda por los muchos daños que produce socialmente, esa red social, paradójicamente.
Facebook es una mierda por donde lo mires. Este es un post técnico. Mirá.

Cuando estallaron los blogs, tenías que entrar a 40 blogs diferentes para ver que solo 13 se actualizaron.
Apareció el RSS, bloglines, google reader y la felicidad hecha software: un solo sitio, sin publicidades ni popups, que te avisa en forma ordenada, categorizada, todo liso y llano, cuales de tus blogs, o sitios de notivcias o lo que sea, se actualizaron.
Mejor que eso... no se... que tu papá sea dueño de una chocolatería.



Y apareció facebook. Hasta Fabiana Cantilo abandonó su página oficial para mantener con 3 mangos y un pibe de 18 años, una página oficial de Fabcebook.

Vos vas y hacés like en las páginas de FB de las cosas que te interesan: La nación espectáculos, Divididos, Messi, Costureritos Nomi. Y pensás que vas a estar al día con todo.

Sin embargo, vos abrís tu página de inicio en facebook y solo Dios sabe lo que vas a ver y lo que no. Por ejemplo: yo le hice click a una serie de TV yankie, y un buen día me pregunto "¿qué onda con estos? ¿volvieron con otra temporada o no?" Y cuando los busco en FB, ya iban por el capítulo 5.

Facebook no te pone TODO en la página de inicio. Y vos no podés retener en la cabeza todas las páginas a las que le hiciste like para ir chequeando UNA POR UNA! Estamos en 2015, for kraiseik!

Entonces, el resultado es que no estás ni mínimamente actualizado con lo que te interesa. Y ni hablar de que en el celular te aparecen ciertas cosas y en la computadora otras. Así, porque sí.

Resumidas cuentas: saliste perdiendo. Salimos perdiendo todos. Antes tenías todo ordenado, por categorías, y no te salteabas nada. A lo sumo decidías vos si "marcar todo como leído" y listo, o si leer uno por uno. Ahora, FB decide por vos que los updates de "Adidas" son más importantes que los de "Fotografía de Animales". Y que no te extrañe pensar que no es casualidad que te muestre tal cosa o tal otra, no?

martes, 3 de marzo de 2015

Record Poco Creíble


Leía una nota sobre Mark Zuckerberg, dueño de Facebook, que propone que Internet sea gratis.
Recuerdo los tiempos en que yo pregonaba el "aguante internet carísimo" para limpiar un poco de pelotudez el mundo viertual, pero bueno... parece qu eesta partida la vengo perdiendo.

Sin embargo, me quedé pensando más en el párrafo de ahí arriba, en el que al Señor Face lo llaman "el joven más rico del mundo".
Mmmmh..... ¿se detuvieron a pensar en eso los que escribieron la nota?

Si a Mark lo llaman así es porque -por ejemplo- Bill gates tiene mucha más plata pero es más viejo. Y como había que hacerle ganar un premio como a Messi en el Mundial 2014, entonces le metieron ese dudoso título.

Pero supongamos que hay un tipo que tiene un año menos que Mark. Y tiene 32 mil palos verdes. ¿No es ese el joven más rico del mundo a pesar de tener menos plata? Porque no se puede negar que más joven, es.

Y si hay otro que tiene cuatro años más que Mark y tiene 34 mil palos verdes, no es el joven más rico? O ahora la barrera de los jovenes está en los 30 años?

O sea... Clarín... ponete las pilas... Las matemáticas y las estadísticas, no son para cualquiera.


lunes, 2 de marzo de 2015

Serenate

O sea... había una vez una SIRENA que se llamaba SERENA.
¡Ricardo Mariño, te rompiste el bocho!
¿Cómo se te ocurrió semjante idea loca!?
Faltó que digas que andaba en patrullero para hacer sonar la sirena!


jueves, 26 de febrero de 2015

Una de Terror en la Noche

Antes de ir a dormirme, pesqué por ahí algo qu eles quería mostrar a los Grossitos. Era muy interesante ver a un mago de una sola mano, manipulando con claridad las cartas y haciendo una magia que parecía imposible.
Cargué el video en Youtube y me fui a dormir. Me dije: a la mañana se los muestro antes de ir a la escuela.
Aunque no todo salió como lo pensaba.
En el medio de la noche, por esos designios de los Dioses de la Red de Redes, la página de Youtube se recargó sola. Y como todos saben, el video empieza a andar solito.
3:23 AM, todo el mundo durmiendo y se escucha una voz lúgubre en la casa diciendo:

"NO SE PUEDE HACER MAS LENTO!"


Está clarísimo que salté hasta el techo, y en el afán apurado de ir a frenar al piscópata que seguramente estaba por desacuartizar a toda mi familia, me caí al piso enredado en las sábanas.
Solo para descubrir que era el inefable René Lavant, que en paz descanse, mostrando su magia a la oscuridad del living, sin que nadie pueda entender, cómo carajo hace para cambiarte las cartas delante de las narices.

Un clásico truco que si buscan en internet lo verán revelado. Mi consejo: no lo hagan. Saber la verdad no siempre sirve para ser más feliz. Es más... bah... no me hagan hablar.


miércoles, 18 de febrero de 2015

Carry On

Where do you go when you feel like there's nowhere to go?
When you're crawling to get out of inside yourself
And run for the door
How do you know which way to go?
Do you follow somebody else? All I really know,,..is that I'll carry on

I'm gonna carry on

I'm getting closer to something; I don't know what it is
I am ready to be free from the past,
Let it all go and move on
Will you be there waiting for me my long lost patient friend?
Can we start again?
Can we carry on?

I'm gonna Carry on
Say hello to my little friend 

Vestirse en el Orden Correcto

Por cuestiones climáticas (lease: me estaba cagando de frío), salí de la ducha y me puse la camisa antes que los calzones.
Me sentí rarísimo. Casi gay. No puedo explicarlo de otra manera. Pruebenló y van a ver.
No sé. Por alguna razón (pista: después sabrán por qué) uno siempre se pone primero los calzoncillos y después el resto. Quizás es por si entra alguien sin querer al baño, a saber, una hija adolescente o una tía que vino a visitar.
Uno no empieza por las medias y las zapatillas y después la ropa interior. Es casi un hecho. Y si en tu caso no es así, seguro que en este momento te sentís raro.
Y si buscabas una justificación técnica, te la voy a dar, ya que lo viví en carne propia.
Te empezás a cerrar los botones de la camisa, mientras tu miembro se airea y se pregunta donde están los calzones. Vos lo mirás y le decís (no me digan que ustedes no le hablan cada tanto!) y le decís "ya va, ya va!" y cuando llegás al último botón, te enganchás un pendejo vello púbico y tirás sin querer, con el consecuente "AY!"
Ahí tenés! Para los que dicen que está mal pensar con la pija. ¿Ven que no es tan tonta como pensaban? Dejaste a los amigos a la intemperie porque vos tenías frío y de ahí vino la venganza.
Para la próxima ya sabés. Lo primero es lo primero.


martes, 17 de febrero de 2015

El Tiempo pasa Lento

Cuando uno quiere calcular o medir el tiempo, por ejemplo, que pasa hasta que corta un semáforo, hace así:
uno... dos... tres...etc...
Pero si pusieses un cronómetro verías que en realidad cuando decís "uno" es en realidad cero y pasa todo un segundo hasta que es "uno" y vos ahí ya estás diciendo "dos". Es decir... el primer segundo te lo morfaste. Cuando contaste 3, en realidad pasaron solo dos segundos.
Tenelo en cuenta porque lo mismo pasa con los días, las semanas, los meses.
Es por eso que siempre sentimos que nada llega a tiempo.


sábado, 14 de febrero de 2015

Un Cinturón y la Vida Misma

Para aquellos que no se dan el lujo de despejar 10 minutos seguidos de su tiempo para una sola cosa y tienen que andar haciendo zapping entre whatsapp, twitter e instagram, les resumo: voy a hacer una alegoría entre un cinturón medio roto y la vida misma.
Si no recuerdan o no saben lo que es una alegoría, van a tener que seguir leyendo, aunque si de todas formas no les interesa el temita del cinturón, entonces a la mierda con la alegoría esa y bancá un cacho que me llegó un twitter de Varsky.

Estaba viendo una inspiradora y profunda película en el living de casa cuando decidí aligerar presiones en mi cómodo sillón, y desabrochar mi cinturón. Creí recordar en ese momento que era el que me había traído mi vieja de Argentina una vuelta, pero no estaba seguro de si era ese o el más finito que tengo, que dicho sea de paso, hace rato que no veo y no se donde está.

Este cinturón es uno bien grueso. Grueso en ambos sentidos. Es decir: ancho y espeso. Tanto que a veces, con algunos pantalones no lo puedo usar porque no entra en las presillas. Es machazo. De un cuero bien heavy. Aunque de acuerdo a lo que sigue, y a que el susodicho tiene apenas 4 años, quizás no sea de cuero.

Cuando voy a aflojar mi cinturón, toco algo raro. No, no era eso que estás pensando, porque ese no tiene nada de raro. El cinturón estaba medio hecho percha. El agujero en el que orgullosamente vengo usándolo durante toda su existencia, que da pruebas de mi estabilidad en cuanto a mi peso, se había agrandado. La cosa estaba grave. No era un agujero redondo devenido en óvalo. Este se estaba agrandando hacia los costados, llegando peligrosamente a los laterales del cinturón.

Lo miré, y dije "la puta". Y contrariamente a lo que suelo hacer en mi vida, esta vez dije Basta. No lo uso más y en este mismo momento, lo pongo en el tacho. Muerte digna.

Y ahí me vino la nirvana que me llevó a esta alegoría. Estas son las veces en las que creo en Dios. Porque ¿cómo mierda podés suponer un momento de claridad mental que dura solamente un segundo y después te tiene trasnochando media hora frente al teclado, si es que no fue obra de Dios?

Decidí darle una muerte digna al cinturón. Le tuve piedad. Un arranque me dijo "usalo hasta que se corte, total, lo peor que te puede pasar es que te quedes con el pedazo en la mano cuando vayas a mear en el trabajo y te quedes medio día sin cinturón. Big deal".

Pero no.
No quiero ver a ese cinturón, que supo ser machazo, que supo tener esa presencia que dice "con este te fajo" durante cuatro fieles años, roto en dos partes, mansito, muerto, sin poder desafiar al más débil siquiera. Quiero recordarlo peleando sus últimas batallas contra la presión de una agachada, o un Adam en brazos, o un salto de charco en un Tel Aviv lluvioso. Un cinturón que jamás me dejó a pie, no merece que lo vean humillado.

Y la vida misma debería ser así. Acá tenés la alegoría, si es que llegaste.
En la vida también hay que saber matarlo antes de que muera. Dejar el último respiro profundo, lleno de aire, normal, erguido. Las cosas, las situaciones, las relaciones, los trabajos, los cuerpos. Todo se deteriora inevitablemente. Arduo es el trabajo que realizamos para retrasar lo que a veces, es inevitable. Y hay que saber decir basta y frenar a tiempo. Saber ondear la mano o el pañuelo como en los puertos de antaño y ver el barco partir sin insistir hasta verlo hundido. Lograr hacerlo con una sonrisa y no con una puteada de frustración. Poder despedirse en vida de lo que haya que despedirse, para no lamentarse ese tiempo de descuento que al final, no solo alarga la agonía sino que deteriora los recuerdos, deja un gusto amargo y confunde la memoria que vivirá por siempre en nuestras mentes y corazones.

Yo se que todo esto es pura paparruchada. Que uno no puede con uno mismo y si es una persona luchadora y constante, y quien te dice creyente, no va a dejar de darle hasta último momento, porque, como se dice en hebreo "ulai bejol zot" (a lo mejor, quién te dice...). Pero no pude evitar escribir este texto para quien, a lo mejor, es diferente a como soy yo, y sale ganando algo de esta lectura, que lo abstrajo por 10 minutos (quizás menos, si es rapidito leyendo) de la marejada de mensajes que bombardean nuestro día a día.

Ahí se ven ustedes. Cada uno con su cinturón.

Saludos
josi


domingo, 8 de febrero de 2015

Cuanto falta para fin de año?



Veo bien, que ya es muy tarde
Tu voz me dice que esta vez vas a marcharte

Ya lo sé, no pasa nada
Tu siempre fuiste bueno en mantener la calma

Tengo poco que perder
Si no ves lo que puede ser
Creer que no te olvidaré
Es tenerlo todo al revés

Mi Corazón puede llegar a acostumbrarse
Si la soledad termina por acomodarse
Para demostrarte que al final

Sin ti no puede estar tan mal

No diré, que no me duele
Me cuesta más el tiempo que gasté en quererte
Todo bien, ya aprenderás lo que provocas se te va a regresar

Todo lo que puedo dar, lo guardo para alguien más
Si crees tenerme a tus pies, lo tienes todo al revés

Mi corazón puede llegar a acostumbrase
Si la soledad termina por acomodarse
Para demostrarte que al final

Sin ti no puede estar tan mal
Sin ti no puede estar tan mal

Tengo poco que perder, si no ves lo que puede ser
Creer que no te olvidaré es tener lo todo al revés
Todo lo que puedo dar, lo guardo para alguien mas,
Si crees tenerme a tus pies, lo tienes todo al revés

(Para demostrarte) que al final
Sin ti no puede estar tan mal

Sin ti no puede estar tan mal


viernes, 6 de febrero de 2015

Ingeniero Industrial Pelotudo!

Cuando uno va al super, no necesariamente tiene que saber leer. Hay cosas que en el mundo entero tienen una convención de colores y formas.
Todos los polvos de sopa vienen en envases prismáticos.
Todos las mostazas en envases amarillos y pequeños.
El ketchup en rojos y grandotes.
Los ejemplos siguen.
Hete aquí que un ingeniero industrial israelí del orto, recibido por correspondencia, no tuvo mejor idea que hacer el envase del vinagre, en vez de la clásica forma cónica, como un clon del envase de aceite.
Claro que si el aceite y el vinagre fuesen de diferente color, este post no existiría.
Claro que si el aceite y el vinagre no se guardasen en la misma alacena, este post no existiría.
Pero como nada de eso ocurre, entonces yo, una pobre víctima, empezó a ver como una milanesa, casi como si fuese un ternerito sufriendo de verdad, empezó a gritar ¡animal!¡sos un animal!¡el animal sos vos!¡como me vas a freír en vinagre!
Claro, la pobre, acostumbrada a la apacible muerte lenta pero elegante del aceite de canola, que la deja doradita y crocantita, como dice la propaganda, se estaba decolorando y despellejando sin poder decir ni mu. Pero lo dijo. Y ahí me di cuenta. También porque el vinagre al calentarse emitió unos poderosos gases que destaparon PARA SIEMPRE mis fosas nasales. Creo que hasta me hicieron un segundo agujero en cada lado de mi nariz. Mirá lo que te digo.
Bueno, hasta aquí llega mi historia, que está destinada a alertarlos, queridos inocentes consumidores.
No sea cosa que uno de estos días a alguien se le ocurra fabricar papel de lija en el clásico color caoba de los enemas, o que otro tonto fabrique pepinos en vinagre en envases blancos y rojos como los de Kotex.