viernes, 29 de diciembre de 2006

AutoRobo

"Hoy salí de casa y no tenía necesidad de llevarme el auto. Pero me di cuenta de que el paraguas me había quedado adentro. Y llovía. Llovía mucho. Revolví en los bolsillos y encontré las llaves del auto. Cuando quise desactivar la alarma, la lucecita verde apenas parpadeó y emitió un último destello apagándose en una muerte en cámara lenta. La alarma ni se enteró.
No tenía pilas de repuesto encima (ni debajo) y no tuve muchas opciones para barajar. Abrí la puerta del auto con la llave (¡hace cuánto que no hacía eso!) y mientras los estruendosos sonidos de la sirena inundaban el aire y me dejaban semisordo, me zambullí en el asiento trasero para recoger el paraguas, luego cerré la puerta y eché el cerrojo de nuevo con la llave. El barullo, por supuesto, continuaba. La imagen no se veía bien. Encima yo estaba sin afeitarme desde hacía tres días, y no quise arriesgarme a tener que dar explicaciones a ningún policía. Sin dudarlo un segundo más, me eché a la carrera mientras abría el paraguas.
Acababa de robar mi propio auto. Solamente espero no denunciarme a mí mismo ante las autoridades".

4 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

Si yo fuera usted no me fiaría.
Por las dudas, amenacese a sí mismo un poquito, algo así como: "cuchame papá, no vas a poner en riesgo las gambas, por un p*** paragüas, ¿no?"

Cuni dijo...

La desgracia de vivir en un mundo capitalista que se destruye a sí mismo. Perdón, hoy estoy apocalíptica (y no me diga "apocalipsis now").

microcosmos dijo...

me queda la duda sobre qué habría que denunciar, si al autor del robo o el auto robado.
pero para la policía sería fácil, en todo caso. el interrogado sería el mismo.

Ramiro dijo...

Fodor: nada como ser violento con la palabra,

Cuni: es como la aspiradora de la Pantera Rosa que se aspira a sí misma?

microcosmos: y ni te digo el careo! Qué lio!