viernes, 22 de diciembre de 2006

Cuestiono Como Un Chico

Ya sé que no tengo cinco años. Pero a veces de tanto que uno repite una palabra, de repente le parece rara, ¿nunca lo probaron? Esto es lo mismo.
A veces te ponés a pensar en las cosas que te rodean desde que naciste y de pronto ves la luz (eso en el caso de haberte puesto a pensar en la linterna, que no es mi caso).

Hoy fue el turno de los laxantes.

Existiendo las naranjas, las frutas secas y las espinacas ¿qué otra razón de existir tienen los laxantes que no sea hacer bromas de mal gusto a personas indeseables?
No es obligatorio contestar eh... es medio retórico mi pensamiento.

2 comentarios:

Gasper dijo...

Seguramente lo conozcas...

Cantata Laxatón

Johann Sebastian Mastropiero compuso su célebre Cantata: Laxatón, sobre textos extraídos del prospecto de un producto medicinal al cual le estaba especialmente agradecido, a diferencia de otras cantatas destinadas a los oficios de determinados días del año, Laxatón propende a un cotidiano alivio de las tensiones interiores. Ha sido escrita para flauta, oboes, cuerdas, órgano y continuo, con esporádicas intervenciones de un grupo de yerbomatófonos y bass-pipe a vara. Pese al particular sonido de estos instrumentos informales, Mastropiero los trata con singular sobriedad, sin caer en la fácil tentación que propone el tema de la obra, de usarlos onomatopéyicamente. El tratamiento del coro ha dado un resultado completo. Para esta versión de la Cantata Laxatón, Les Luthiers cuentan con el invalorable aporte de destacados cantantes solistas, coro y Orquesta de Cotolengo de Santa Eduviges.

Ramiro dijo...

¡Un post muy bien musicalizado!