domingo, 14 de enero de 2007

Domingo

A veces uno viene manejando pensando en cualquier cosa y dobla hacia la izquierda, pero se olvida de mirar hacia la derecha para ver si viene alguien por esa calle. Entonces en el medio del giro, cuando ya es tarde para arrepentirse, uno no quiere mirar para postergar el momento de enterarse que va a costarle cara la distracción. Y lo único que dice para adentro es: "¡quenomechoquequenomechoquequenomechoqueeeeeeee!"



En otro orden de cosas, traten de no tirar tomates por la flamante columna en Absurda y Efímera sobre la película "El Descanso". Gracias.

3 comentarios:

Luciana dijo...

Jajajaja! Tal cual, Ramiro. La fui a ver con mi maridi. Intenté persuadirlo con un ¡dale, dale, trabaja Jack Black!!, pero luego tuve que negociar masajes.
Yo no tengo que justificarme: me gustan las buenas comedias románticas (dentro del género también sé distinguir los bodrios, eh!). Esta zafa... Bien Kate, pero Cameron es de madera...
Un punto por la aparición fugaz de Dustin Hoffman, ¿no?

Ramiro dijo...

sí! me olvidé de esa escena! era la nota para freaks también. Estuvo muy bien puesta.

Mariana dijo...

Che Ramiro esta vez la desafiaste a la parca, por lo que veo te seguís exponiendo.
De la peli no puedo decir nada, porque aún no fuí a verla.
Cuidate.