martes, 6 de febrero de 2007

No Me jodan

El Kiwi es una verdura que fue infiltrada desde chiquita entre las frutas para pasarle los secretos al otro bando, que siempre quiere tener la papa.
El Kiwi con esa cáscara rugosa, áspera y antipática no engaña a nadie. Uno de estos días se arma en el cajón de las frutas, lo rodean entre cuatro manzanas y una naranja y lo hacen licuado.
Ya van a ver.

5 comentarios:

¿...? dijo...

Sí y que le saquen la piel con el carozo de la banana que por algo lo tiene bien escondido.

¡Kiwi traidor!!!



Había que mandar fruta, ¿no?

Fodor Lobson dijo...

No es que quiera justificar al kiwi, pero reconozcamos que hay antecedentes de que las frutas no són trigo limpio (la inclusión de los cereales ha sido casual y no intencional). Fíjese que mucho antes de la aparición del kiwi en nuestras vidas, el tomate, que es claramente una fruta, se infiltró en el mundo de las verduras, y ahí sigue. Yo digo, ¡hagámoslo puré!

Pablo dijo...

Fodor apunta algo importantísimo: la infiltración del kiwi está justificada porque es un acto de legítima defensa.

Para los tomates, ni justicia!

Lucy in the Sky dijo...

Verdaderamente hay que estar del tomate para ser una fruta y vivir inmerso en el mundo de las verduras. ¿Será que el tomate es el loco de la colina en el universo de los frutos?

Ramiro dijo...

¿..?: This is the spirit!

Fodor: Excelente observación! El tomate es el Yuri de la KGB, solo que casi nunca despertó sospechas a pesar de su lisita y comestible cáscara!

Pablo: eso de "ni justicia!" es de una genialidad que te llevás el comentario de oro del mes (y eso que recién empieza!)

Lucy: guarda con el mate que te pones del tomate.