lunes, 20 de agosto de 2007

Idioma traicionero

A Ramiro lo invitaron a una fiesta. Él quiso saber cómo venía la mano y preguntó como había que ir. Nada formal, le dijeron.
Ramiro hizo un curso veloz de "crawl, pecho y espalda con estilo."
Llegó en malla.
Se le rieron en la cara y se tuvo que ir corriendo.
Y se le complicaba con las patas de rana.
Pero se fue igual.
Pobre.

4 comentarios:

Abraham Lapuerta dijo...

Nada formal, o sea nada que tenga forma, algo amorfo. Y a una fiesta que no tenga nada que morfar no vale la pena concurrir.

Gasper dijo...

Yo en su lugar no hubiese ido y me quedaba en casa haciendo nada.

absurdayefimera dijo...

Eso porque se deja invitar por gente que habla español neutro. Si se codeara con los que doblan Disney al "porteño", si le decían 'nada' en vez de 'nadá' hubiese sospechado....

Uno que se caga en todo dijo...

Deje ese Ramiro de hacerse el gracioso, y verá cómo le va mejor en la vida.

Cómo va a aprender pecho, espalda y etcétera con patas de rana?

No es creíble. Pensar más.