jueves, 24 de julio de 2008

Peligro en Casa

Si alguien te agarra desprevenido y te pregunta cuál es el peligro más mortal que hay en una casa, estoy casi seguro de que le vas a decir "patinarse en la bañera".
Con eso no solamente estás demostrando que en los últimos años no leiste un solo artículo sobre el tema sino que también delatás tu edad.
Eso es cosa del pasado. Hoy las bañeras vienen con revestimientos plastificados ultrasónicos pedi-static-skin que evitan que uno se patine. Es más, se han escuchado historias de gente a la que han tenido que socorrer los bomberos por no haber podido despegar los pies del piso de su bañera super-glue.
Hoy en día las cosas han cambiado. Las compras no se hacen en el almacén sino en el súper. No se cocina nada en el horno sino en el microondas. No se compran discos, se bajan.
En la era del delivery de cualquier cosa, la comida entró como uno de los rubros pioneros a domicilio y con ella, la maldición. Hay un personaje que es el que lleva en su motito del infierno las pizzas a domicilio y que reparte muerte y dolor a su alrededor.
Yo sé que esto les puede parecer insólito, pero es como todo lo que no nos pasa a nosotros: no lo creemos hasta que es demasiado tarde. Quiero ver qué cara ponen cuando van descalzos e inocentes a la heladera en el medio de la noche y pisan una de esas "mesitas redondas" que ponen en el centro de la pizza para que no se separen las porciones dentro de la caja, cuando quedan tiraditas boca arriba en el piso. Quiero verlo.





Y para valientes, vean este corto de 7 minutos, muy simpático, que encontré haciendo el trabajo de investigación del post (o que se creen, que los posts vienen así nomás? dentro de poco van a venir con chiches como la Anteojito)

3 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

Definitivamente, un peligro los cositos esos, y todos pringosos de la pizza lo que añade un riesgo adicional: contagio de alguna enfernedad como la salmonela, la legionela o la rafaela.

Carpe diem dijo...

Jajaja

Sólo una cosa: para mí esas mesitas redondas no son para que no se separen las porciones, sino para que el queso (o símil) no se pegue al "techo" del envoltorio (sea cartón o vaya Alá a saber qué)... lo cual no necesariamente siempre funciona.

tornes dijo...

A mí no me pasará eso. Mi pizzería es tan berreta que usan escarbadientes para ahorrar en plastiquitos.
Y no me patino en mi bañera porque tengo una hermosa y fina alfombra de goma, esa que tiene forma de pie gigante.