miércoles, 29 de octubre de 2008

Sorpresas Matutinas

Ayer dejé el auto estacionado en la calle. Cuando a la mañana me dispuse a subirme, encontré que dejaron restos de dos porciones de pizza sobre una servilleta en mi capot.
Yo lo interpreté como una señal. De muy mala educación.

3 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

Bueno, perdone, es que comí mucho y no me la pude terminar...

Ramiro dijo...

del otro amigo suyo el malhablado y descortés, podría haber sido, don Fodor. Pero de usted, ¡jamás me lo habría imaginado!

¡sheim on iu!

El Guinie... dijo...

Mala educación hubiera sido si no pusiese la servilleta... Al menos la podés agarrar sin engrasarte la mano.