lunes, 23 de marzo de 2009

Amistades

(este post puede que no esté de acuerdo ni con lo que yo mismo pienso. es que un día tuve este pensamiento y fue a parar a la libretita, y cuando lo volví a leer me dije "¿yo pensé eso?" ¡Qué polémico estaba ese día!. Pero igual me respeto a mí mismo. O a mis otros yo. Y aquí va).

Las verdaderas amistades no son aquellas que uno tiene que preocuparse en cultivar, regar, abonar. No. Las verdaderas amistades son aquellas que por tan imprescindibles para nuestra vida se cuidan solas con nuestros espontáneos e implanificados actos diarios. Amistades que no necesitan agua a diario sino al revés, amistades que son nuestra agua, sin la cual no podemos vivir.


PD: la palabra implanificados casi seguro que no existe. Y es un error. Acabo de probar su necesidad. Gracias.

8 comentarios:

tristeza dijo...

100% de acuerdo con ese yo tuyo

Mariana dijo...

Amen. Deberías escribir un libro. Ah, cierto.

tristeza dijo...

otro yo mio no esta de acuerdo. dice que para recibir hay que dar. otro dice que es simultaneo. mis yos me estan mareando

Gusty dijo...

Interesante forma de pensar.

Fodor Lobson dijo...

Al final va a resultar que es usted un tierno

Ramiro dijo...

tristeza: pongase de acuerdo: cuál de los "usted" quiere ser amigo/a mío?

Mariana: y usted debería leerlo :)

Gusty: y usted qué piensa?

Fodor: que no se diga!

Gusty dijo...

Pienso que la amistad es un placer.

tornes dijo...

En su caso, y contando con su amistad, es como tener dos amigos en uno (aunque es más interesante ser amigo de Mr. Hyde que del doctor).