viernes, 21 de agosto de 2009

Actitud Turista al Revés

Cuando conocí Suiza vivía todavía en Baires. Me impactó demasiado el mundo feliz en el que se vivía ahí. Entonces volví decidido a cambiar el mundo una vez más. Inauguré lo que se denominó "actitud suiza".
No tocaba bocina, respiraba hondo, frenaba en el medio de la calle para dejar pasar a los transeúntes suicidas -que me miraban con cara de ¿estás seguro de que me estás dejando pasar?- y demás efectos que finalmente hicieron mi vida insoportable y terminaron doblegándome para volver a ser el porteño promedio por espacio de 2 años, hasta que terminé de estudiar y me fui.

Hoy que volví de Holanda, impactado nuevamente, declaré la "actitud holandesa".
Me la paso comiendo queso.

4 comentarios:

Gusty dijo...

Yo cuando era chico tb tenia actitud holandesa, comiendo Bocaditos Holanda.

LaPaKa dijo...

me mato!
actitud holandesa jajajjajajjajajaja
yo tengo actitud gaucha, me encanta tomar mates

tornes dijo...

Leí por ahí que Holanda alquila las cárceles a Bélgica, porque cada vez hay menos presos. Pero cuidado con la actitud holandesa: el queso es fácil de meterlo en el cuerpo, lo difícil es sacarlo...

Cachito dijo...

Ojo porque hay mucho holandés manyaverga. En serio...