lunes, 21 de septiembre de 2009

Cosas de Familia

No se si han tenido la suerte de haber ido a un bar mitzvá (me refiero a la parte de la fiesta) en los últimos años.
Hace 25 años el homenajeado prendía las velas acompañándose de sus seres queridos y diciendo unas palabras al llamar a cada uno. Muy emocionante y todo. Pero con el tiempo, empezaron a agregar lo que se dio en denominar "Homenajes". Los chicos del grado, las chicas del grado, los chicos del club, las chicas de la división, el grupo de teatro, los amigos de los padres, los primos, las tías por parte de madre, los tíos abuelos por parte de madre, todos a su turno, van y recitan una carta, o cantan una canción -generalmente llena de ganas pero desafinada y sin que se entienda la letra- y demás.
Todo eso va obligando más y más a todos los diferentes grupos a preparar "algo" porque "queda mal" no preparar si los demás preparan. Hemos llegado a ver homenajes preparados por el mismísimo portero del salón en el que se hizo la fiesta. Todo sea por una propina.

Al final, toda la perorata dura un siglo y mientras tanto el vitel toné sin comer.

Pero me acabo de enterar que el suprgrosso de mi tío Natan, que en paz descanse, cuando llegaba ese momento de la fiesta, se tomaba un tacho a la casa, se dormía una siestita, y volvía para el carnaval carioca.

Y yo pensaba que yo era grosso.


1 comentario:

SILVINA E. dijo...

en baires contratan gente especializada, que prepara coreografias, hace grabar en estudio a los chicos, hacen videoclips, etc, etc...un asco!!!!estoy convenciendo a mis hijas chiquitas que para el Bat, nos tomemos "el buque"!!!!!