lunes, 17 de mayo de 2010

Fechas Jodidas

Tengo una amiga que cumple años el 16 de mayo. Siempre me olvidaba de saludarla y no me quedaba en claro por qué, ya que eramos muy amigos.
Con el tiempo encontré una explicación. Es la fecha en que se murió mi viejo. Pensé que quizás algún resorte interno en la cabeza borraba la fecha o algo similar.
Con el tiempo y los grossitos que fueron llegando cerca de esa fecha, deseé blanquearla, compensarla con el nacimiento de uno de ellos, y así contrarrestar el efecto negativo de ese día. Darle algo de vida a un día lleno de muerte.
Pero no pudo ser. Uno nació el 20 de abril, otro en mayo y el otro en febrero.

Y para colmo de males, ahora sí que el 16 de mayo se convierte en una fecha que no te la levanta ni Dios. Ni más ni menos.

Es que ayer murió el que para mí, (y los que me conocen saben que vengo diciendo esto hace décadas), es el mejor cantante del mundo. Ronnie James Dio. El inventor de los cuernitos, el que parecía tener mil años y pasó desde las canciones tipo Paul Anka (allá en los tiempo de Ronnie and the Prophets) hasta la invención del rock más pesado e influyente de todos los tiempos con Black Sabbath, pasando poruna de mis bandas privadas favoritas de todos los tiempos: Rainbow.

Los viejos lectores de ABC se acordarán que Ronnie estuvo en el costadito del template del blog durante varios años.

A Dio lo vi en vivo 3 veces. Una, allá por 1991, cuando pasaron por Baires de gira con Black Sabbath, en la época de Dehumanizer, uno de los mejores 15 discos de la historia de la música. Imponente recital, impecable performance del petiso gigante.
Después me tocó un doblete: vino a Israel en julio de 2006, y la rompió. Y unos meses después, cuando viajé a Baires, lo volví a ver como parte de la misma gira.
Los años habían pasado pero Ronnie era cada vez más grande. Y no solo de edad.

La pasión y la fuerza que tiene en la voz (tiene, en tiempo presente, siempre lo será) es algo que no tiene comparación. Lo que me producen sus canciones en Rainbow (Sixteen Century Greensleeves, Man on the Silver Mountain, y para qué seguir nombrando) va más allá de la música. Es una sensación o un estado de ánimo. Es una energía que ninguna droga te puede dar. Es un lugar privado dentro mío que ningún otro cantante ni banda, escuchá bien lo que te digo: ningún otro puede lograr.

Salvo muertes trágicas y prematuras, la generación del rock todavía no perdió a sus grandes titanes. Estamos pegando la vuelta. Estamos en la curva que tuerce y amenaza con empezar a golpearnos duro y parejo. Y habrá que hacerse de un escudo para poder soportar la soledad en la que nos quedamos. Está más que claro que ese escudo va a estar hecho de música, de todas esas canciones y de esos momentos que acompañaron, y que sin saberlo, esos músicos nos regalaron y nos formaron para el resto de nuestra vida.

6 comentarios:

Leonardo dijo...

Pido disculpas de antemano porque voy a comentar sobre un detalle del post que nada tiene que ver con el tema principal del mismo:

Después de años (te "conocí" en el 2003 y ya creo haber comentado algo al respecto) quería tener un hijo.

Fue postergado una y otra vez por diferentes motivos hasta que el año pasado nació Vito (así, como Corleone).

El detalle que hace relevante este hecho es que nació el 20 de abril, al parecer en la misma fecha que uno de tus hijos y fue lo único que me vino a la mente al leer el principio del post.

Eso es todo. Nos estamos viendo...

Leonardo

(Las comillas de "conocí" se refieren a que en el 2003 caí en ARP y te leí bastante. Después peleamos por alguna boludez y después la boludez se tornó menos boludez y después ya no hubo forma de volver. De paso aprovecho para decir que no recuerdo los motivos, pero sé que nunca quise ofender con mis conceptos. Si lo hice, te envío mis sinceras disculpas. Hasta pronto)

Fodor Lobson dijo...

¿Murió Dio?

Damn it!

Me gustaba Dio, y me encantaba Rainbow. Cuántos recuerdos de hace casi un cuarto de siglo.

Un minuto de silencio, che.

Mariana dijo...

No tengo idea de quién es Dio y nunca lo escuché, pero cuando supe que había muerto, me acordé de vos y de los post donde lo nombrabas. O sea que, para mí, vos sos Dio.

Josi dijo...

Mariana, nunca es tarde. a buscar se ha dicho
empezá con los links de este post

Carpe diem dijo...

Mi más sentido pésame, che :-(

Zorro Viejo dijo...

Lo bueno de la musica es que se hace eterna en el primer segundo que la escuchas! Mucha verdad de que nos estamos quedando solos...y nadie nuevo para apagar un poco las penas que nos dejan los que se van. Saludos rockeros!