jueves, 11 de noviembre de 2010

Cuarta Vez

Renunciar no es algo que uno hace muchas veces en la vida. Al menos no yo.
Estuve 8 años en un laburo, después 1, después 9, después 2 y medio y acá me tienen. (con la salvedad que en medio de los 9 me cambié 2 veces de laburo en forma interna y por ahí cuentan)

El efecto que causa en el empleador al que ya no bancás ni un poco, es placentero. Decirle "curtite" cuando quizás él está pensando que te quedás ahí hasta la jubilación porque sos un loser.

Pero bueno, me bastó poco esfuerzo para conseguir un laburo que promete ser de película (y no exagero).

Así que ahora me voy rumbo a dar la noticia. Dentro de dos horas, compro a precio gratis mi libertad una vez más.

Suerte.