miércoles, 5 de junio de 2013

Messi, U2 y tu Pareja

No, tranquilo. No los vieron en una fiesta negra.

Las relaciones de pareja (y no digo matrimonios porque el papelito no cambia nada; o si hace algo, solo empeora todo) están sobrevaloradas.

Son Como Messi o U2.

Cuando sale un disco de U2 decimos "bah..." a pesar de que sabemos que el 99.9999992% de las bandas del mundo no pueden ni acercarse a sacar un disco de semejante nivel.
Pero claro, pensás en WAR o en The Unforgettable Fire, o si sos más pendex en The Joshua Tree, y decís "ya no es lo mismo".

Con Messi pasa lo mismo. Si no, ¿cómo te explicás que el jugador que es reverenciado en todas partes del mundo, que rompe récords imposibles, que hasta tuvo un hijo sin estar casado(?) sea resistido en argentina y se lo llame Me$$i o a secas "putito"?
Es que mirás para atrás y lo ves al Diego. Entonces volvés a Messi y le decís "ganá un Mundial y hablamos". Y seguro que cuando decís "ganá un mundial" no te referís a uno por penales ni nada. Querés que sea con todos los chiches: Alemania o Brasil en la final, un gol antológico, uno con la mano y uno de chilena desde atrás de la mitad de la cancha. Porque cualquier cosa menor que eso que haga, ya lo viste. Cualquier país saldría a su obelisco a festejar haber llegado a semifinales. Pero vos no. Uno vino a este mundo para superarse permanentemente.

Si viviste en un depto de dos ambientes, querés uno de tres. Que te permita tener recuerdos lindos del anterior, pero no extrañarlo. Saber que diste un paso adelante y no al costado.

Lleguemos de una vez a las parejas. Escucho a mi alrededor a todo el mundo (pero todo el mundo eh!) quejarse. Mi marido esto, mi marido aquello. Mi esposa no entiende, mi esposa cree que soy un robot, etc etc.

Señores, ese verano de ensueño en el que Angelina era un bagre al lado de tu mujer; ese verano en el que no podías pedir más nada; ese verano en el que decidiste que era la persona para tener a tu lado para toda la vida fue un pico. Fue, si se quiere, la excepción. Y cuando uno llega a la cima, se sabe que solo queda bajar. Podrás tener alguna primavera de las naciones, pero ese verano no volverá jamás. Y si entrás a comparar a diario, perdiste. Porque te van a decepcionar big time. Sabelo.

Hay que pretender mucho menos de las parejas. Y ni hablar de la convivencia. Con que no te rompan mucho las pelotas (acento en la palabra mucho) deberías estar feliz. Pretender en inglés es engañar. En castellano se usa más para "requerir". Pero es un engaño. Podés pretender que tu pareja lave, planche, garche, y no se ensanche. Pero tu pareja es tan real como vos, que quizás hacés todas esas cosas (y por eso te crees con derecho a exigirlas en retribución) pero no hacés otras que tu pareja guarda en un papelito en la media para sacarlo en la primera de cambio. Vos seguro dejás pelos en el jabón o te olvidás de bajar la basura o te gusta coger siempre en 4 y a veces te quieren ver la cara y resoplás al grito de "bueno, está bien... acaso no me conocés la cara?".

Vivan la vida en pareja con expectativas bajas. Eso no es de perdedor. No se dejen vender ideas baratas en TED de gente que lo único que hace es reciclar los libros de Bucay y se la pasan de gira por el mundo sin vivir dos días seguidos en la misma casa. Piensen a la pareja como alguien que comparte un espacio físico y que cada tanto va a repartirse las tareas con ustedes. Como si fuese un compañero/a de trabajo al que, cada tanto, vas a tener la suerte de garcharte. ¿No está bueno?

Dejen de pedirle peras al olmo. Hagan como "antes" que la gente iba por la vida zafando y no se quejaba tanto. Y, dicho sea de paso, había muchos menos divorcios justamente por eso.

No hay comentarios.: