lunes, 11 de septiembre de 2006

El Tigre y Las Palabras

Habrá que creer finalmente que Roberto Benigni es un capo.
Viendo The Tiger and The Snow disfruté como hace tiempo no ocurría con una película. Hecha a medida para mí.
Tanto que quiero pegar acá un dialoguillo de los primeros 2 minutos (que nada devela sobre la trama, tranquilos) en el que Atilio charla con sus dos hijas y da una pincelada de preciosidad en eso de poner en palabras algunas cosas difíciles de explicar.

- Me enseñas a escribir bella poesםa, papá?
- Como llegaste a ser un poeta?
- Como se hace...?

-Era chico, un poco menos que ustedes...,habré tenido 8 o 9 años
Estaba con la abuela, habםamos ido a visitar al tío Giustino, cerca había un bosquecito. Y en cierto momento,saben que pasó?
Un pajarito..., empezó a volar,a cantar y a bajar siempre más. Volaba y bajaba. Aquí, se me posó en el hombro

- No...!
- ¡Si, Te lo juro!¡Me eligió a mi de entre todo el mundo! Temía que se fuera, simulaba ser un árbol, me quede quieto, estaba así. Mientras tanto el corazón me latía en el pecho, me golpeaba...

- ¿Y luego?
- Salió volando.Entonces rápidamente se lo quise contara mi mamá

"Mamá... un pajarito... volaba... cantaba...se posó sobre mi hombro,estuvo como una hora. " ¡Y ella: "Mira si te voy a creer!" y siguió hablando con el tío

-¿La abuela era mala, no le gustaban los pajaritos?

-No, la abuela no era mala,y le gustaban los pajaritos, pero no entendía. Era yo, que no supe contarle bien, hacerle sentir la emoción que había probado... Quedé tan mal que dije: "Habrá alguien en el mundo cuya profesión encuentre las palabras exactas, que te hagan latir el corazón igual que late el propio".
Ese día decidí ser poeta.

- A mí me latió el corazón, papá.
- A mi también, a la abuela no...

-Si las palabras no son justas, nada puede ser justo.


1 comentario:

Mariana dijo...

Bueno, como prometí acá estoy leyendo este post que había pasado por alto, tal vez porque llegué más tarde que él a estos lados.
De todas formas todavía no me convenzo de ver la peli, tal vez cuando la pasen por cable o si alguien me la presta me relaje un poco y disfrute de ella.