sábado, 28 de octubre de 2006

Placeres

Tomé whisky y me quemé la garganta.
Probé el café y me quemé el labio.
Comí un ají y me ampollé la lengua.
Comí ananá y me pelé el paladar.
Comí cebolla y me lloraron los ojos.
Tomé helado y me chirriaron los dientes.

Me encanta ir a comer afuera.

7 comentarios:

Desdichada dijo...

hasta en el placer hay desdicha

Mariana dijo...

Se puede saber con quién fuiste?

Carpe diem dijo...

A mí lo que me llama la atención es que empezaste con whisky, nada más.

Paxzu dijo...

jajajajajaja
si de placeres se trata te gustan los fuertes!

beso

Gasper dijo...

Anoche salí a comer afuera y todavía me duele el bolsillo.

Saludos a la carta

Kaitos dijo...

Ah, vos sí que lo sabés pasar bomba... je.

Si siempre te pasa parecido... nunca pidas cangrejo sin pelar, porque vas a parar al hospital con heridas corto-punzantes.

(No comenté en el del día de la fecha por temor a posibles represalias proselitistas)

Gracias por pasar... Y yo que pensaba que me había conectado muy temprano. Siempre hay almas dando vueltas por esta gran cyber ciudad.

Abrazo

El Gurú dijo...

Te creo todo menos lo del güisqui.