lunes, 9 de abril de 2007

Una Cachetafa Por Una Ele y Una Coma

El parroquiano tomaba su ginebra tranquilo cuando vio a la chinita pasar cerca de él. No va a negar ahora, aunque la mejilla ardiente lo incrimine, que tuvo pensamientos prohibidos con ella como protagonista. Pero a la vez se imaginó a sí mismo haciendo las cosas bien por una vez y para siempre. Romanticamente, de a poco. Sólo que cuando la invitó a pasear, un error auditivo en la percepción de la chinita generó el inmediato cachetazo que terminó con la historia de amor que nunca comenzó:

- ¿quiere usted venir conmigo a caminar aL campo, traviesa?

6 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

¿cachetafa?

Carpe diem dijo...

Es que con la cachetada perdió un diente, Fodor, ahora sólo puede pronunciar ‘cachetafa’... (ejem, che, Ram, un cachito más hacia la izquierda).

Carpe diem dijo...

Pobre Ramiro... criticar/burlarse siempre es más fácil, sabrás disculpar. Estuvo ingenioso lo de “a campo traviesa”... pasa que “cachetafa” resultó palabra divertida también, ¿vio?

TiTo A. dijo...

¡Está bueno este blog, che! Nunca había pasado antes, qué salame. Trataré de corregir mi error.

Una vez una compañera de trabajo, queriendo decirle a otra que la iba a saludar en la puerta del edificio, cuando salieran, le dijo "¿te puedo besar abajo?".

Fodor Lobson dijo...

Ché, es cierto Ramiro, 1000 dis culpas, con lo de la cachetafa nos distrajimos de la travesura ...
Una vez, hablando por teléfono con la dependienta de un comercio, le pregunté " ¿y hasta qué hora estás abierta?

Ramiro dijo...

Ya van a ver ustedes... ya van a ver. Se van a ganar un bide.


un Bife! un bife quise decir!