jueves, 24 de mayo de 2007

¡Y Que Vengan!

Muchas cosas en nuestro mundo son mitos. Pero son mitos justamente porque nadie se atreve a comprobar lo contrario. A nadie le consta que son ciertas tampoco.
Para eso existe Ramiro.
La revolución Ramirista propone, usted dispone.
¿No sufrió usted lo suficiente en su infancia con las amenazas de los mayores, cuando iba a la pileta y le decían que si pillaba (aka pishaba) adentro, inmediatamente se le iba a formar un círculo rojo alrededor poniéndolo en evidencia ante las miles de miradas horrorizadas, y más aun de la de su pretendida?
¿No le daba la impresión de que era un verso todo eso?
¿No estuvo tentado de probarlo alguna vez?
¿Estará usted dispuesto -cuando le llegue el momento- de mentirle a sus hijos sobre algo que ni usted sabe que es cierto?
¿Acaso también les hablará del hombre de la bolsa?

¡Vamos! ¡Todos a mear a la pileta al grito de

"¿VEN? ¿VEN? ¡NO PASA NADA! ¡SE PUEDE MEAR TRANQUILO EN LA PILETA!"

(cualquier cosa dicen que van de parte mía)

1 comentario:

Fodor Lobson dijo...

Aporte de Fodor: en català mear se dice precisamente pixar (se pronuncia "pishar", no tiene nada que ver con animación 3D). Probablemente de ahí viene el porteñismo (he descubierto más de una catalanada en el castellano argentino).
Dicho esto la revolución Ramirista me ha concientizado, y prometo que cuando tenga que llevar a mi sobrino (por nacer en septiembre) a una pileta, le animaré a colaborar en la sopa de meos, desautorizando esas leyendas urbanas. He dicho.