miércoles, 16 de enero de 2008

Súper

Ir al súper me gusta. Pero no voy casi nunca.
¿Explico?
Si voy todas las semanas, es como un amague, porque en cuanto te empezás a copar, ya terminaste y te tenés que ir. Como en la calesita.
Entonces junto y junto hasta que n queda ni un limón sin exprimir y voy, una vez por mes. Y ahí si me doy la panzada. Me compro todo.
Llevo carritos en stereo. En cualquier momento me ven en el guinness. No saben lo impresionante que es ver a una persona llevando dos changos a la vez.
Y también voy agarrando con las dos manos, a ambos lados del pasillo. Parezco uno de esos que ganan el concurso de "compre lo que pueda en 3 minutos, pagamos nosotros"
Pero el otro día cuando fui parecía el fin del mundo. No sé qué habrán dicho por la radio, pero había tanta gente que parecía que regalaban todo.
Entonces no compré carne porque había que elegir entre hacer la cola o matar una vaca y servirte vos mismo.
Todo esto para decir que cuando le pegué un vistazo estadístico a la cuenta (era tan largo el papelito que podía enrollarlo y tirarlo en la cancha como serpentina, de arco a arco) me di cuenta de que el artículo más caro que había comprado era un frasco de café Jacobs.
Punto y aparte:
A la mañana y tarde tomo un café normal. De esos de todos los días.
Pero a la noche, antes de dormir, suelo tener un frasco aparte, uno más fuerte, más caro y más piola.
Tuve la suerte de conocer al Colombine Cup de Nestlé que era fantástico. Digo suerte porque no apareció nunca más por las góndolas. Supongo que habrán descubierto que era cancerígeno o algo así y lo hicieron desaparecer en silencio y sin mucho escándalo. Es obvio que si algo es muy rico, es perjudicial para la salud.
Luego pasé por el Davidoff, y también pro el Maxwells.
La sensación, más o menos, es siempre la misma: uno está mirando algo en la TV y da el primer sorbo, acostumbrado a décadas de Dolca, y se sorprende al notar el baile enloquecido de las papilas gustativas que gritan "eo eeeeh salchichas con puré". La sorpresa es a diario a pesar de saber que el café es otro. Ese gusto fuerte que enloquece. Un placer.
Pero esos señores de Jacobs, que insisten en no cambiar el color verde de su clásico envase a pesar de tener a medio mundo asociando ese color con el descafeinado, que te predispone mal a tomar de su brebaje, esos señores que se llevaron el trofeo del producto más caro de mi serpentina supermercadesca, esos señores me cagaron.
Ese café tiene gusto a agua sucia exprimida del trapo rejilla de cuando se vuelca un termo en la entrada de Obras. Nada. No siento nada. Si fuese mujer estaría jugando con los flecos de la colcha. No sé si me explico.
Lo digo por si puedo salvar el castigado bolsillo de alguien que lo único que busca es un mundo de sensaciones a la hora del chocolate y el capítulo diario de "30 Rock".
Eso es todo.
Ahora a dormir. Si la cafeína los deja.

10 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

¿qué le puedo decir Ramiro?
hacía tiempo que no me reía tanto con un post a todas luces espontaneo como éste.
Abrazo.

Ramiro dijo...

Vamos Fodor, ¡no me haga reir!

Pumpkins dijo...

ir al super es lo mas!!!!

yo siempre voy con mi hno y nos vamos a ver que hay en la jugeteria :D

Lapuerta dijo...

Nada de davidoffs, ni de jacobs, ni de maxwells smarts. Selección de Bonafide molido a la turca, preparado en jarrita de cobre. Y punto.

Psicodélica star dijo...

"si algo es muy rico, es perjudicial para la salud".


Adhiero, coincido, doy fe, comparto, concuerdo, estoy de acuerdo, me sumo a sus palabras.

Mariana dijo...

Primero: está tomando mucho café. Hace mal.

Segundo: eso le pasa por experimentar. Por qué no se quedó con el anterior si estaba bueno?

Tercero: con el café malogrado, nada mejor que hacer una torta rica!!!

Ernesto Puesto dijo...

Ramiro: te reservàs el cafè mas fuerte para antes de acostarte? yo si hago eso sigo despierto hasta el dìa siguiente!!!

Meche dijo...

Pues yo quiero decir, que si te tomás un café y tus papilas gustativas gritan "salchichas con puré", una de dos: o el producto estaba vencido (qué digo vencido! vencidísimo! qué digo vencidísimo! vencidisisímo! y así sucesivamente), o tenía gusto a salchichas con puré que, como todos sabemos, poco tienen que ver con el café. O sea, de las dos formas, te cagaron.

Por lo pronto, te dejo una risa y un saludo.

Ramiro dijo...

pump: y a quién le tirás de la manga diciendo "comprame! comprame!"?

lapuerta: ¿investigaciones arqueológicas?

psico: vivimos en un mundo cruel. No hay dudas

mariana: el anterior desapareció! Y si hago una torta con ese café, va a ser del tamaño de mi comedor.

ernesto: es todo psicológico! (o el café que me vendieron estaba adulterado con chocolate rallado)

meche: en el envase decía "disco es cultura" ¿me habrán estafado?




saludos a todos y pasen por caja central que hay un vale para comprar fideos con descuento.

tristeza dijo...

Muy bueno este post!!! Me rei con la serpentina de la cuenta. Excelente imagen!
PEro no puedo opinar de cafes buenos...solo tomo los descafeinados, suaves y con mucha leche!!!