lunes, 6 de abril de 2009

El Que Nace Para Pito

Cuando uno escucha el nombre de Louis Armstrong piensa inmediatamente en su trompeta inigualable. Pero lo cierto, y hay que decirlo, es que el kía tenía una de las voces más increíbles de todo el universo.
Entonces, al mejor estilo Rob en High Fidelity, hay que preguntarse: ¿qué vino primero, la trompeta o el canto?
Y la respuesta es también parecida a las elucubraciones de John Cousack en su papel más recordado: Louis Armstrong, además de tener un brazo fuerte iba al club Defensores de Minesotta casi todos los días. Jugaba al handball, al basquet y también entró un día de lluvia en el coro porque se había suspendido el torneo de badmingtong. Pero el morocho tenía malísima memoria. Muchos recuerdan haberlo visto jugando al tenis con los botines Fulvencito con tapones porque se olvidaba qué día entrenaba qué cosa. Igual era bastante bueno, sólo que la cancha de polvo de ladrillo quedaba hecha mierda. Cuando entró al coro, le dieron varias partes como solista para cantar. Hay grabaciones de "Himno de Mi Corazón" que son para enmarcar.
El problema aparecía cuando al loco le agarraban las lagunas mentales y se olvidaba la letra. Imagínense cóm quedaba cantar "jingle bells, jingle bells.. lalaralalá. lalarí larilalá larilarilalá". Pero la directora del coro, Miss Tripleton (pobrecita, al final nunca se casó) no quería renunciar a tal prodigio de la voz rasposa, de quién Tom Waits aprendería bastante. Y lo bien que hicieron. Los dos. Entonces... le encajó una trompeta. Louis tenía instrucciones de cantar con sus manos atrás, ocultando el pequeño instrumento (al principio le dieron una tuba pero se le complicaba) y debía sacarlo cada vez que se olvidaba la letra, y justo antes de empezar a tararear. Fue así cómo sus dotes -y sus cachetes- se empezaron a desarrollar.
El resto, es historia.

Como prueba dejo un video antiquísimo en el que Louis se ataja antes de entrarle a un clásico de todos los tiempos y dice "ahora es el momento en el que todos cantan conmigo". Ja, uno podía pensar que quería participación, pero lo cierto es que arrancó con la trompeta porque no se acordaba un pito la letra.

¡Ah! y la que baila detrás de él con el vestido floreado es la hermana de Miss Tripleton, que si bien se quedó también soltera -técnicamente también era Miss Tripleton- la pasó mucho mejor que su hermana, dicen, haciéndole sonar el instrumento a toda la banda en los camarines.

4 comentarios:

Gusty dijo...

Los vecinos, que vivian en el mismo edificio de Louis, estaban chochos cuando él salia de gira.
Uno de los vecinos comento: " Louisito es buen vecino, canta excelente y toca la trompeta como los dioses. El tema es que se pone a ensayar a las 3 de la matina y por más Louis Armstrong que sea rompe un poquito las pelotas."

( el post es very grosso, hay que comentar algo.)

tornes dijo...

Jack Wasowsky, sargento de la policía de Minesotta, confesó acerca de la oscura relación entre Armstrong y esa fuerza policíaca: concretamente lo acusó de soplón.

tristeza dijo...

Ramiro: como no lo conozco mucho...esto es veridico o es su imaginacion volando?

Ramiro dijo...

bueno, volando no sé, pero planeando bajito, mínimo.