viernes, 10 de abril de 2009

Oferta Plástica

No se deje engañar, señora.
Si usted es una madre que ha dado todo por sus hijos, el momento de dedicarse un poco a sí misma llegó, y decidió que va a terminar con esa fea naricita que Dios le dio sometiéndose finalmente al cuchillo corrector y compasivo de un cirujano plástico, sepa que no es tan fácil como le proponen.
Sepa que sus hijos pueden delatarla. Sepa que por más que los quiera y los haya educado bien, la herencia nasal es un mal evidente y que si va al Alto Palermo a pasear para estrenar su nuevo hociquito, el gancho que le dio como marca de fábrica a su hija de 10 añitos la venderá sin detenerse a ver quién es el mejor postor, y todos sabrán que se castigó en el quirófano.
Por eso, Clínica "Narigaz Nada Que Naso Speche" le ofrece la promoción de Otoño 2009: Pague uno, reciba el otro gratis. Cirujee a su hija y salgan las dos a mostrar un perfecto perfil griego por la calle y a romper la noche si la heredera tiene más de 18 años (en cuyo caso suponemos que usted no es ninguna pendeja y por un cincuenta por ciento más le levantamos las lolas hasta el cielo).
No se duerma en los laureles. Usted puede ser una Diosa. ¡Hoy mismo!
Y si tiene un hijo más... ¡siempre podrá decir que es adoptado!

4 comentarios:

Carpe diem dijo...

Jeje :-)

De todos modos, yo creo que si indagamos un poco en el rubro, su oferta probablemente ya exista, sólo que tamizada por el marketing.

Fodor Lobson dijo...

hahahahahahahahahahahahahaha

Ramiro dijo...

Fodor, no se me atragante que no tengo seguro al día eh!

tornes dijo...

Si es seguro contra terceros, el tercero en comentar soy yo, eh.