miércoles, 6 de mayo de 2009

Acertijo Made In Abecedarios

Fresquito, recién salido de la máquina de humo.

Había una vez un peluquero que se llamaba... digamos... Valery.
La gente iba a cortarse el pelo con él todo el tiempo porque era un buen peluquero pero además un buen conversador.
Pero un efecto lento aunque incesante se fue produciendo, sin que nadie se diese cuenta del por qué. Y era que todos salían con el pelo cada vez más largo.
Muchos de ustedes conocerán esa compulsión que tienen los peluqueros por cortar más corto de lo que uno tenía en mente cuando les pidió "un poquito de flequillo" (y así inventaron el corte rollinga). Pero en este caso era al revés. Con el pasar de los años, la gente llegaba con el pelo largo, y salía del local con el pelo... larguito. No había más rapados ni cortito-cortito siquiera.

A ver quién se anima a adivinar por qué pasó esto en la peluquería de Valery.
El que acierta tiene un curso de peluquería por correspondencia de ILVEM gratis.

12 comentarios:

Mariana dijo...

Estoy tratando de pensar con qué huevada saldrás...
Espero la respuesta, porque el curso de peluquería no me interesa ni un poquito.

Gusty dijo...

era demasiado conversador?

Ramiro dijo...

vamos che, un poco de imaginación!

gusty, si fuese demasiado conversador, la gente se habría tenido que quedar más tiempo en la peluquería y hubieran salido todos rapados (o con las uñas pintadas :))

Gusty dijo...

Nop, se pone a hablar al pedo. Se le pasa el turno, los otros esperan.
Se preocupa, pone 2 tijeretazos y te larga.
Esa era la idea.

El p2 explique si igual no gane.
(ea! me salio en verso)

tornes dijo...

¿Don Valery puso un Instituto de Implante Capilar?

Ramiro dijo...

buen intento tornes, pero no.


ayuda: tiene que ver con algo físico del peluquero.

Ernesto Puesto dijo...

Lo dejaba largo para que la gente volviera mas pronto y pudiera continuar la conversación

Ramiro dijo...

Don Puesto, use la ayuda que les di.

Batista dijo...

Por estos pagos los peluqueros envejecen como todo el mundo y se van achicando(?) como muchos viejitos, pero uno (el objeto de la peluqueada) se sienta en sillones con altura regulable (como los de los dentistas) para que el peluquero, dobladito y todo, pueda seguir cumpliendo eficazmente su trabajo.

Ramiro dijo...

el tema es que los peluqueros usan el dedo índice y el anular para "medir" el largo del pelo, cortando todo lo que sobresale por encima de ellos. Pero con el tiempo y la buena vida, Valery fue engordando, los dedos se hicieron gordotes, y el pelo no se podía cortar a menos de 3.5 cm de largo.

Eso era todo. :)

tornes dijo...

Por lo tanto, la altura de un jopo es proporcional al grado de adiposidad de quien lo esculpe.

Gusty dijo...

Ah.. falto el dato de que tenía una Buena Vida.
Yo pensaba que era un peluquero muy sufrido.