martes, 8 de diciembre de 2009

Lost

Cuando eramos chicos, hace 10 años, nos decían que en tal o cual computadora de 50 cm x 50 cm por 50 cm podían entrar todos los libros de la biblioteca nacional.
Muy impresionante, ¿no?

Con el tiempo vimos todos que en un disco rígido del tamaño de nuestra palma de la mano entraban todos nuestros 5000 discos en mp3 y hasta dejaban lugar para los de Jennifer Lopez.
Es re copante, ¿no?

Después logramos ver como en un disk on key del tamaño de tu pulgar podías meter tooooda tu información, tus archivos, las cosas del laburo, tus fotos y mucho más.

Y un día, de repente, no sabés donde mierda metiste el cosito del orto ese, y te desesperás porque TODA TU VIDA ESTA AHI ADENTRO.

Así que mejor ponele un hilito y colgátelo de donde mejor te parezca. No sea cosa eh!


3 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

¡chan! y justo cuando pasa eso uno piensa, pero qué pelotudo, cómo no hice algunas copias de seguridad en DVD y bla bla bla

on the bright side, puede usted empezar de cero una vida nueva!!!!

tornes dijo...

Cada vez necesitamos más y más memoria para acordarnos dónde cuernos lo dejamos.

Reflejos Perdidos dijo...

Lo Jack para Pen Drives!