lunes, 11 de noviembre de 2013

350 cosas que tenés que saber @62

La Depreciación de un auto @62

Cuando tenés un auto, sin saberlo, aunque ni lo uses, gastás plata.

Mejor empecemos llevándote de la mano desde más atrás.
Supongamos que tenés en una cajita 10 mil dólares. Todos los días viene el portero y te viola una pendeja te saca dos dólares. Al cabo de un par de años vas a ver que ya no hay más 10 mil dólares.

Ahora supongamos que compraste un auto con esos 10 mil dólares, antes de que te empiece a afanar el portero. Estás chocho con tu 504. El auto, al cabo de un año, vale un 10% menos. Simplemente porque ya hay uno que es "mas nuevo". Aun si no le hiciste ni 100 kilómetros y todavía tiene los nylons. Vale, ahora, digamos, 9 lucas. Al cabo de dos años vale 8100, luego de tres años vale cerca de 7300.
Y eso si suponemos que no lo chocaste ni rayaste ni se quemó la pintura.

A esa caída del valor se llama Depreciación. Llegará un día que el auto valga 1000 dólares y no vas a poder evitarlo.

Es decir: tenías 10 mil, ahora tenés 9 mil. Gastaste mil dólares sin sentirlo.

Hay gente que dice que cada tanto tenés que cambiar el auto para cuidar "la inversión". Para evitar entrar en el período en el que el auto se viene abajo y empieza a romper las bolas con cosas que se rompen. Sin embargo, pasa esto:

En el auto del ejemplo, "gastaste" 1000 dolares el primer año, 900 el segundo, 810 dólares el tercero, etc.
Si se rompen un par de cosas (la suspensión, los frenos, la correa de transmisión, etc...) le sumás esos gastos al auto. Digamos que el tercer año tuviste gastos de 900 dolares. Sumados a los 810 de la depreciación, te da un total de 1710.

Supongamos que te hartás de "gastar tanta plata en el auto" y te comprás uno nuevo. Te sale 20 mil dólares. No vas al taller en todo el año. Sos feliz. Pero sos un pelotudo. Porque ese auto, así sin darte cuenta, gastó 2 mil dólares. Si sí. Porque al cabo de un año vale 18 mil. Como si el portero te hubiese estado sacando plata de la cajita todos los días. Solo que "ojos que no ven, corazón que no siente".

Por lo tanto, la cuenta que tenés que hacer es cuanto gastás por año en el auto, más la depreciación, y compararlo con la depreciación de un auto nuevo, caro.

Si llega un momento en el que pasás la barrera de los 2 mil dólares (en el ejemplo que puse), quemalo ponele una botella en el techo y vendelo.

De nada.



No hay comentarios.: