jueves, 16 de marzo de 2017

El Indio y Su Parte del Asunto

Inevitable que vos y yo no estemos haciendo nuestro propio currículum ricotero en este momento. Inevitable como fue después de Cromagnón, que repasaste mentalmente cuántas veces fuiste ahí y te tocó en suerte volver a tu casa entero.
Inevitable acordarme de cuando los Redondos tocaban en el teatro Bambalinas de la calle Chacabuco (si ves el temaño del teatro no lo podés creer hoy) y yo mismo fui en 1987 sin entrada para ver si "se abrían las puertas" y cuando la gente empezó a sacudir esa puerta tipo ascensor viejo que tenía, se escuchó la sirena de la policía y todos salimos corriendo pa' casa.
Inevitable acordarse de "Satisfaction", que otrora había sido un cine y en la planta alta estaba pintado el cartel "Por Favor No Saltar en las Tribunas". O del primer Obras en 1990.
Todo siempre estuvo tirando del piolín, sin que se cortase ni pasase a mayores.

Pero eso se terminó.

Según los datos que se citan, el lugar en Olavarría podía albergar 155 mil personas. Fueron más del doble y no solo porque se dejó entrar gratis a la gente sino porque SE VENDIERON 325 mil entradas.

El alquiler del predio, al Indio, le salió 300 mil pesos. Teniendo en cuenta los 800 pesos la entrada, cubrió el gasto con solamente 375 entradas! Y recaudó más de 1 Millon y medio de dólares.

Viendo que la gente de los controles se borró al cuarto tema, no es loco imaginar que les pagó una suma chica por esa cantidad de horas de trabajo, y se fueron todos a la mierda, dejando el recital a la buena de Dios. En este video podés ver como abren las puertas y pasa todo el mundo, sin cacheo, sin control, sin entrada.

Como dijo Grinbank en esta entrevista, si esperás semejante cantidad de gente y ponés 3 pantallas locas, de tamaño pequeño, la gente que está a 500 metros (!!!) obviamente va a ir queriendo empujar para adelante.

Estaba servida la tragedia. Y la sacaron bien barata.

Los dos muertos son terrible tragedia y lamentablemente gracias a ellos se habla de todo esto, Porque si no hubiesen muerto, habrían llovido las notas del "fenómeno Indio Solari" que moviliza gente de todo el país y blah blah como ya escuchamos a todo el mundo hablar. Pero es importante que ALGUIEN se de cuenta de que estas cosas pasan en el mismo país que vio morir a más de 190 personas en Cromagnon. Y no se aprende nada.

El que se quema con leche, ve la vaca y llora. Acá En Argentina no. En argentina ven la vaca y la ponen a la parrilla.

Se repiten las tragedias y los errores con una similitud aterrante. Explota la embajada de Israel y a los dos años cuando explota el edificio de la AMIA, todavía nadie sabe qué hay que hacer para que la gente no esté pisando sobre los escombros a posibles sobrevivientes. Todo es así. Nadie piensa en los cimientos del mañana porque tienen esa sensación de apocalipsis, como si el país o el mimsísimo mundo se fuese a terminar en una semana, así que ¿para qué tomarse la molestia? El famoso "por 4 días locos que vamos a vivir".

El Indio hace rato que me da asquito.
Primero sale a decir que no va a hablar más con la prensa "porque no la necesita"


Y al tiempo va a darle una nota en exclusiva y pre-anunciada a los cuatro vientos a Pergolini, para anunciar su parkinson y hacer de eso un acto comercial. Porque si alguien dice que no necesita a la prensa y declara que sus canciones es lo único que tiene para decir, y que su vida privada, de la que nunca se supo casi nada, le pertenece a él y a nadie le interesa (lo que es cierto, digámoslo), entonces que no me venga a contar de su enfermedad. Si no me importó cuando compró una casa en EEUU, tampoco me importa ahora de su enfermedad. Si no me contó jamás por qué daba un show por año en vez de 10, que ahora no me venga a "explicar" que no puede tocar más en vivo por su enfermedad. Que sea coherente.

Al Diego y a Charly, ídolos ellos, también se los critica mucho. Sí. Pero por lo que hacen "fuera de la cancha". El Diego fue un futbolista honesto y no salía a la cancha a quebrar rivales. Adentro de la cancha fue irreprochable. Charly fue un genio musical y nunca se cagó en su público. Fuera de sus ámbitos de expresión, ambos hicieron las mil y una. Pero es asunto de ellos.
Con el Indio es diferente, porque la caga en su propio territorio: el musical.

En lo que el Indio sí es coherente es en su ambición por el dinero. Eso no lo puede negar nadie. El Indio habla de los pobres desangelados y sin embargo se pelea con Skay, su socio musical de toda la vida, por la posesión de unos videos de mierda de los recitales de Racing, que -intuyo- habrá temido que Skay y La Negra exploten comercialmente a sus espaldas. Tristísimo.
En vez de pagar un día de alquiler, pagá 4. Dividí la cantidad de gente. Toca en 3 ciudades diferentes para que el de Salta vaya a Mendoza y el de Santa Cruz a Olavarría y no TODOS al mismo lugar. Gastate unos mangos más. Recaudaste 1.7 palos verdes, man!

Si hablamos de la gente que lo sigue, creo que nadie puede establecer el estereotipo del seguidor del Indio. Los hay fanáticos desde lo musical, los hay desde la actitud, y los hay desde la pertenencia. Este último es el tipo de seguidor menos "lógico" si se quiere, desde lo musical, porque sigue al Indio porque "está buena toda la movida". Estoy seguro de que muuuucha gente se embarca en la locura de viajar a dedo y recorrer medio país no solamente para ver al Indio durante dos horas sino porque toda la semana esa es una experiencia de vida.
Una vez viajé a Londres a un festival de 3 días en carpa. Vi 400 bandas muy grossas. Pero una gran parte de la experiencia fue todo el color que se ve en esos 3 días: gente disfrazada, gente de diferentes culturas, baños improvisados, comidas raras y primitivas, bañarse con una toallita húmeda. Imaginate eso mismo pero en Olavarría. Y ahora... agregale el plus de saber que "vale todo". Porque no nos vamos a engañar: al que le gusta la pachanga sabe que los canas no te van a llevar detenido en un recital del Indio si te das con merca. De cualquier tipo. Es como un via libre. Es una especiel de liberación en el que las leyes, el sistema, el gobierno, los ricos, nadie existe. No hay entradas VIP, ni plateas, no hay autos caros estacionados. Vale todo. Todos somos iguales, todos somos una remera y un jean, y por un fin de semana imaginamos al mejor estilo John Lennon, que el mundo es un lugar libre.

Pero ahí nomás sabés que eso es una caldera. Por la cantidad de gente en sí, por la cantidad de gente en pedo, dada vuelta y zafada de toda atadura que anda por ahí.
Antes de irme a trabajar el día del recital ya había visto en los diarios que había incidentes en la terminal de colectivos. Cualquier cosa es el detonante para que esa caldera desborde: un afiche de Macri, una pared con una K, una disquería que pasa un tema de Soda Stereo. Y al volver del trabajo me encuentro con lo que pasó en el recital.

La sacaron barata. La sacamos barata. Digo sacamos porque yo fui a miles de recitales similares y siempre siento que le tocó a dos que podrían tranquilamente haber sido vos y yo. Podría haber sido una recontra tragedia. Y repito: "gracias" a esos dos mártires involuntarios, quizás algo cambie. Aunque sea por un tiempo. Porque todos sabemos que después de Cromagnon (y yo recuerdo haberlo adelantado), todo cambió solo por un tiempo. Al cabo de un olvido o dos, todo vuelve a la trágica normalidad. Porque Argentina es un país sin memoria, y el que intenta recordarte lo que alguna vez salió mal para que intentes corregirlo o evitar que se repita, es siempre acallado, ya sea por mala onda, o con dinero de sobornos. Se repiten los errores sin cargo de conciencia alguno.

Y asi es... es triste y no tengo soluciones para proponer. Si Argentina fuese un dibujo que me está saliendo feo o una canción que no me convence, haría un bollo y agarraría una hoja nueva. Pero esto es un país, y no se puede hacer un bollo. Hay que seguir dándole a la goma de borrar y volver a escribir, tratando de que no se rompa la hoja. Porque no hay otra.


No hay comentarios.: