martes, 24 de julio de 2018

Historias que no llevan a ningún lado (Bonus track insolente)

Estuve probando el "read aloud" en la app de Android para leer e-books. Cuando abrí mi propia novela, me lo leía en castellano pero como si fuese inglés. Me volví loco tratando de configurarlo y no lo lograba hasta que investigando me di cuenta de que en el ebook mismo, cuando lo creás, le tenés que setear el idioma en el que está escrito, para que el programa lo lea como corresponde y aparentemente no lo hice y tomó el default: inglés. Era muy gracioso escuchar cómo leía "il paibe fu corriandu ast il pati".
Me di cuenta cuando probé con otro e-book, que no fue otro que el "Historias que no llevan a ningún lado" de Subjuntivo.
Estaba manejando y arrancó la lectura robotizada en voz alta con el cuento "On a Nista". Vengo sonriendo escuchando, y mientras el tipo estaba acogotando la gallina en su auto, de repente una mina cae fulminada en el asfalto y yo imaginando que el tipo ahora la va a pisar con el auto y que cuando venga la cana lo va a encontrar con el ganso al aire y al palo, pero no. Y no se vuelve a mencionar al tipo y no entiendo nada hasta que en un semáforo soy yo el que agarro el aparato (el teléfono) y entiendo lo que pasó: hay cosas que las máquinas todavía no saben hacer como nosotros. Como por ejemplo, avisar cuando termina un cuento y empieza el otro. Los finales de las historias de Subjuntivo son Fontanarrosescos y no terminan con un chin-pum, y bueno, me pasé de largo un pueblo, como dicen los gallegos.
Luego empezó el de los sanguchitos de miga. Les recomiendo no leer ese cuento mientras manejan porque es tan gracioso y vivencial que pueden llegar a chocar y romperse un tobillo.
Gracias Subjuntivo por ese momento de gloria. Las ganas de sanguchitos de miga que tengo ahora, a 14000 km de distancia del más cercano, me las debés.


2 comentarios:

Vasily Sergejev dijo...

¡Grasiavó! Qué genial...

(no me digas que en judea no hay sanjuchenj de miguens, ahí está el negocio! (?) )

Josi dijo...

vienen numerados y con precio en oro