lunes, 21 de mayo de 2007

Fuerza de Voluntad

En los años 80, en argentina había gente que se suscribía al plan rombo de Renault para comprar un auto en 80 cuotas (¡80!) y cuando terminaba de pagarlo (increíblemente el Renault 12 después de tanto tiempo se seguía fabricando), lo vendía.
¿Para qué la gente hacía semejante esfuerzo burocrático? Para ahorrar. ¿Say What?
Es que si no tenía a una concesionaria o a un banco pisándole los talones para que todos los meses "ahorrase" 40 dólares, no lo hacía y siempre encontraba una buena razón para gastarlos.

Esa clara muestra de falta de conducta y voluntad la veo hoy, 20 años después en la pileta de natación, donde los que entrenan seriamente (digamos) se ponen un aditamento de gomapluma anatómico entre las piernas. No, no se asusten que no voy a una pileta de pervertidos. Estoy hablando de un objeto fofo al que no debe dejarse caer mientras se nada crawl, y para eso las piernas quedan inutilizadas y su única función es apretar al coso en cuestión (ver fotito).

La idea -parece ser- es nadar solamente con los brazos y ejercitarlos al máximo.
Podrían nadar en una pileta llena con dulce de leche y sería lo mismo pero, claro, es más complicado de conseguir. Entonces viene el coso ese para suplir la falta de conducta y voluntad de no resistirse a mover las piernas.

Sepan que cada vez que veo uno de esos digo "ahí va un débil"


3 comentarios:

Fodor Lobson dijo...

Y ni le cuento de los que llevan esas palas en las manos para "corregir el estilo"... Dejate de joder, es para nadar más rápido con menos esfuerzo. ¡andá!

Gasper dijo...

No hay nada como nadar sin nada.

Lis dijo...

quiero ir a nadar, me aseguraré primero....