viernes, 7 de diciembre de 2007

Inventos que Faltan (2)

Uno duerme. Cuando puede. No mucho. Pero duerme.
A veces uno se despierta. Si tiene la suerte. Y a veces es justo la hora en que una sirena ululante avisa que hay que ir a trabajar o whatever. Pero a veces es en el medio de la noche y uno se fastidia un poquito por la molestia pero a la vez disfruta que puede darse vuelta y seguir durmiendo un par de horitas más.
Esa placentera imagen tiene una contra. Para ver qué hora es, en el mejor de los casos -suponiendo que se dispone de un radiorreloj digital con numeritos luminosos- hay que girar sobre uno mismo, enredarse un poco en las sábanas y/o frazadas y/o conyuge y si la suerte no se pone de nuestro lado, despabilarse y darse cuenta de la necesidad de ir al baño, y de entrar en la peligrosa zona de no poder volver a dormirse rápido.

Todo eso podría evitarse si se inventase un fácil artefacto de un tanto complicada implementación, aunque no imposible: un radiorreloj despertador en el techo.
Con solo abrir un tercio de ojo podríamos pispear que son las 3:14 AM y seguir durmiendo sin causar la mínima molestia a nuestro descanso ni al de nuestros semejantes. Y no solamente eso, sino que existe la menor posibilidad -reconozcámoslo- de volver al sueño original que veníamos teniendo hasta ese punto de la noche, e incluso de poder modificarlo sabiendo que es un sueño.

Tamaña felicidad se esconde en una simple instalación en el cielorraso de la pieza.
¿qué esperan para traer la escalera?

4 comentarios:

Recontra dijo...

Qué linda que sería la vida, no?

Lapuerta dijo...

Un simple lente en la parte superior del reloj, que proyecte la hora al cielorraso, es aun más simple.
Ramiro, corramos a patentarlo...

Carpe diem dijo...

Yo lo implementé una vez e iba todo bien. Hasta que me despertó un reloj que me cayó en la cabeza y desde entonces tengo insomnio perenne. ¡NO LO RECOMIENDO!

Pumpkins dijo...

en este caso paso...

si me despierto y veo q falta una hora para levantarme no me duermo mas...