martes, 20 de octubre de 2009

Tú lo pides... Tú lo tienes (y te jodes)

Hace más de dos años yo me quejaba de la falta de nata en la leche. No es que me guste la nata, pero era sospechoso.

Hoy mientras desayunaba y escuchaba 3 versiones diferentes de una misma canción diferente (no se distraigan con eso que dije que parece un trabalenguas) estaba tan concentrado en lo que hacía que no miré mi taza por un buen rato, y cuando le dí un super sorbo -porque me acordé de que la tenía delante y seguro se estaba enfriando- me quedó colgando un gargajo pegajoso, semisólido y por demás decirlo asqueroso, mitad adentro y mitad afuera de la boca. Y no, no hice la del spaghetti. Esta vez agarré una servilleta de papel y me saqué todo lo que pude, incluyendo -creo- un pedazo de lengua.

Así que ya saben. Volvió la nata, y volvió con todo.


6 comentarios:

Zorro Viejo dijo...

Volvio Natas (?)

Fodor Lobson dijo...

la nata en la leche es un asco... si habré vomitado de pequeño por encontrar nata en la leche con ColaCao...
Ojalá se vaya de nuevo y para siempre.

(no sé porqué sus post lácticos me remiten a mi infancia)

Josi dijo...

será porque se quedó con la leche?
:P:P:P

Cachito dijo...

Por aquí se tragan la lechita unos cuantos...

tornes dijo...

Justo! un ejemplo de mala leche.

Lucy in the Sky dijo...

¡requetepuaj!